domingo, 5 de marzo de 2017

#CRÓNICA 8. EL FINAL DEL PRIMER DÍA DE VIAJE EN #MÚNICH.

CRÓNICA 8. El final del Primer día de viaje en Múnich.


En este primer e intenso día en Múnich, a cada paso que daba, descubría una sorpresa. La mayoría de las veces, imágenes que nunca había imaginado ver y otras, tan cotidianas, que podía ser de cualquier otro lugar y aún así, me sorprendían.


Los bellos edificios, recortados en el gris del cielo, parecían elevarse casi suspendidos en el aire. Sus simetrías y asimetrías enganchaban mi mirada. Me gustaba mirarlos desde distintos puntos de vista, descubriendo en todos ellos, el placer de la belleza. Algunos de sus detalles, me parecían muy curiosos.









Seguí caminando y me encontré en la Iglesia de San Pedro, la iglesia católica más antigua de Alemania. Un bello lugar, remanso de paz, que me permitió descansar mientras admiraba sus rico interior, decorado por elementos góticos y rococó.













El sol salió para iluminar las luces del atardecer y darle esa magia cálida a las fachadas de los edificios, a las estatuas...







El último lugar que admiré esa tarde, antes de volver al hotel, fue esta maravillosa fuente, que dorada por el sol del atardecer, bullía de vida cotidiana.




...CONTINUARÁ...